lunes, 13 de agosto de 2012

Los recortes en Sanidad afectarán


al transporte sanitario no urgente     Los usuarios de la Sanidad pública tendrán que pagar una

parte del transporte sanitario no urgente, de acuerdo con

el decreto que el 24 de abril publicó el BOE. Al igual que

las prótesis ambulatorias (férulas, muletas, sillas de ruedas...)

y los productos dietéticos, el transporte sanitario

no urgente pasa a ser considerado por el Ministerio de

Sanidad como “servicio accesorio” sujeto a aportación

por parte del usuario.

El transporte sanitario no urgente

deja de ser prestación básica

De este modo, este

tipo de prestaciones

pasarán a estar

incluidas en la cartera

común suplementaria

del Sistema Nacional

de Salud, y no en la básica,

como hasta ahora. Así se establece

en el Real Decreto-Ley 16/2012

de medidas urgentes para garantizar la

sostenibilidad del Sistema Nacional de

Salud y mejorar la calidad y seguridad

de sus prestaciones, que el Gobierno ha

aprobado y que ha generado incertidumbre

e inquietud en el sector.

El usuario pagará en función a su renta

Según establece este decreto, este porcentaje de aportación

se regirá por las mismas normas que regulan la

prestación farmacéutica, tomando como base de cálculo

para ello el precio final del producto y sin que se aplique

ningún límite de cuantía a esta aportación.   Es decir, “la aportación del usuario será proporcional al

nivel de renta que se actualizará, como máximo, anualmente”

afirma el texto. De esta manera, las personas

con una renta igual o superior a 100.000 euros deberán

hacerse cargo de un 60 % del precio de los medicamentos,

si la renta está comprendida entre los 18.000 y los

100.000 euros, los usuarios pagarán el 50 % y para las

personas cuya renta sea inferior a los 18.000 euros, el

cargo será del 40 %.

Estas medidas entrarán en vigor, según el Real Decreto

Ley, cuando se agote el plazo de seis meses dispuesto

por el ejecutivo, a partir de su publicación en el BOE, y

también está previsto que se celebren varias reuniones

del Consejo Interterritorial durante este tiempo para debatir

los pormenores de la aplicación práctica de esta

medida. Tiempo que todas las comunidades consideran

insuficiente, dada la falta de concreción en la forma de

aplicación, que exige cruzar datos con el Ministerio de

Hacienda, y la existencia en todas las comunidades de

la tarjeta sanitaria electrónica, y la cuantía a aplicar a los

usuarios ya que el transporte sanitario no urgente no tiene

un precio fijado, como ocurre con los medicamentos,

sino que varía de una comunidad a otra.

La respuesta de las Comunidades

Otra de las cuestiones clave de este decreto, es que serán

las Comunidades Autónomas las encargadas de aplicarlo.

Así, y según se describe en el decreto, “las administraciones

públicas deberán adoptar, con anterioridad al 30

de junio de 2012, todas las medidas que sean necesarias

para la aplicación de lo dispuesto en el apartado 13 del artículo

4”. Y para ello, el Instituto de la Seguridad Social ya

está trabajando con los datos fiscales de los contribuyentes,

que estarían reflejados en la nueva tarjeta sanitaria

electrónica.

La mayoría de comunidades no ha expresado todavía su

opinión clara al respecto, aunque algunas como País Vasco

ya se han mostrado públicamente en desacuerdo con

esta medida e insisten en “su compromiso con que los

ciudadanos vascos no noten los efectos del copago sanitario”,

a la que han unido Andalucía, Asturias y Canarias.

Cataluña ya puso en marcha el pago de un euro por receta

y no se ha pronunciado sobre esta nueva medida. Entre

las que sí piensan incluirlo está Castilla La Mancha.

Otras como la Comunidad Valenciana estudia cobrar una

parte del coste de la ambulancia a los hospitalizados que

la soliciten tras recibir el alta médica, cantidad que se fijará

en función de la renta personal del paciente.   El transporte sanitario urgente, sigue igual

Lo que no se ha modificado dentro de la cartera de servicios

básica son “las actividades asistenciales de prevención,

diagnóstico, tratamiento y rehabilitación que se

realicen en centros sanitarios o sociosanitarios, así como

el transporte sanitario urgente, cubiertos de forma completa

por financiación pública”.

El ahorro, objetivo final

Al final, lo que está detrás de todo esto, el objetivo de

la reforma sanitaria, es conseguir un ahorro estimado

de 7.000 millones de euros, que el Gobierno aún no ha

detallado de que partidas se reducirán, pero de los que

sostiene que casi la mitad, unos 3.550 millones de euros,

se conseguirá con estas medidas de co-financiación, el

dejar de financiar fármacos “obsoletos” o “con menor terapéutico”,

con un plan para el impulso de medicamentos

genéricos, nuevos precios de referencia y el ajuste de los

envases a la duración de los tratamientos. Asimismo, el

Gobierno también ha preparado un plan para luchar contra

el turismo sanitario y el “uso fraudulento” de la sanidad

por parte de extranjeros no residentes en España, con el

que pretenden ahorrar unos 1.500 millones de euros.
Un sec
Un s
Un seDesde 2002, cuando se completan las transferencias en


Sanidad desde el INSALUD a las Comunidades Autónomas,

el servicio de transporte sanitario es contratado

mediante licitación pública y sobre unos costes de

ejecución previamente definidos en los pliegos correspondientes,

mediante unas cantidades fijas anuales, el

denominado canon único, abonadas mensualmente a la

empresa adjudicataria, sin que pueda existir variaciones

al alza, más allá de la actualización del IPC oficial en los

años de vigencia de los contratos.

Según datos oficiales del Ministerio de Fomento en España,

y actualizados al 16-4-2012, en España hay 501

empresas (autónomos y mercantiles, entidades públicas

y organizaciones sin ánimo de lucro), dadas de alta

en la actividad de transporte sanitario, que cuentan con

un total de 10.986 ambulancias con autorización de

transporte (nacional, autonómica, privada complementaria,

etc.).

La masa laboral de este sector es mayoritariamente de

empresas privadas, y contabiliza más de 24.500 trabajadores,

entre técnicos en transporte sanitario, médicos,

enfermeros, operadores de Centros Coordinadores, etc.ctor sujeto al canon fijo
ector sujeto al canon fijo
tor sujeto al canon fijo

No hay comentarios:

Stefano Pellegri