martes, 18 de mayo de 2010

Los desfibriladores externos semiautomáticos

Los desfibriladores externos semiautomáticos

Los desfibriladores externos semiautomáticos son unos dispositivos electrónicos, de bajo peso, que permiten administrar una corriente eléctrica de gran voltaje al organismo humano como tratamiento de diferentes trastornos del ritmo cardiaco, sobre todo la fibrilación ventricular, y hacer que una persona que sufre una parada cardiaca extrahospitalaria pueda ser reanimada, llevando microprocesadores capaces de reconocer ritmos cardiacos, analizarlos y administrar el choque eléctrico con gran seguridad, garantizando su uso por cualquier persona. Se considera que la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte para el conjunto de la población en los países industrializados y la mayoría de las muertes evitables son por enfermedad coronaria, un 30% de las muertes de origen cardiovascular, produciéndose la mayoría de ellas (un 82%) en el medio extrahospitalario. Se sabe que en España se producen al más de 24.500 paradas cardiorrespiratorias extrahospitalarias, lo que se traduce en 1 cada 20 minutos, con una mortalidad 4 veces superior a los accidentes de tráfico, siendo la fibrilación ventricular la responsable inicial de un 85% de estos eventos.

La fibrilación ventricular es una arritmia que produce en el corazón una actividad caótica que hace que sea incapaz de bombear sangre siendo su único tratamiento efectivo la desfibrilación, que lo que hace es detener la actividad del músculo cardiaco durantes unos segundos y hacer que posteriormente las fibras del miocardio puedan reiniciar su actividad normal. Pero, para hacer más efectivo este tratamiento se debe hacer a los pocos minutos de iniciarse la arritmia, pues cada minuto que transcurre disminuye en un 10% las posibilidades de supervivencia, por lo que a los 10 minutos sin aplicar esta energía y sin realizar un soporte vital básico adecuado la supervivencia es nula. Así nace la necesidad de distribuir estos dispositivos en lugares de acceso público para que puedan ser usados por el llamado primer interviniente, que es la primera persona que responde a la llamada de alguien pidiendo ayuda y le atiende, hasta la llegada de los servicios de emergencias médicas que continuarán con la asistencia con medios avanzados, estando legislado su uso con el decreto 48/2008 del Gobierno de La Rioja

http://www.larioja.com/v/20100518/c...s-20100518.html

Stefano Pellegri