sábado, 25 de agosto de 2012

Un TES tuvo que atender un parto inminente y lo hizo muy bien... Enhorabuena...!!! Una vez mas un TES bien preparado y "cualificado" dandonos ejemplo

La despertaron unos gritos que procedían de la escalera. Al asomarse a la mirilla, observó que quien chillaba era una vecina del cuarto piso, una mujer de origen china que estaba embarazada. «Se ha puesto de parto», pensó en ese momento. Lo que no imaginaba Susana Berzosa es que se iba a convertir en improvisada matrona. «Ha dado a luz en la puerta de mi casa», afirma.
Todo comenzó en torno a las siete de la mañana de ayer. Cuando salieron al rellano, Susana y su marido, Antonio Vázquez, encontraron a la parturienta junto a su esposo, un empresario chino al que todos conocen por el nombre de Paco. La mujer había roto aguas. «Habían empezado a bajar las escaleras -el bloque, en el número 15 de la avenida de Europa, no tiene ascensor-, pero por lo que se ve ella no pudo más y se pararon en el tercero», relata la vecina.
En esos momentos se presentó allí un técnico con una ambulancia de traslado para llevarla a un hospital, creyendo que había comenzado con las contracciones. «Parece que no supieron explicarlo bien cuando llamaron por teléfono -opina Susana-, porque el muchacho vino solo con una silla». Intentaron subirla a ella para bajar las escaleras, pero la joven estaba tan dolorida que tuvieron que desistir.
«Cuando la tumbaron en el suelo, al bebé ya se le veía la cabecita. No pasó ni un minuto y ya estaba allí la niña», añade emocionada la mujer, que ya había asistido antes a los nacimientos de sus dos sobrinas. «Ha sido muy emocionante. Al principio estábamos todos un poco asustados hasta que vimos que la pequeña abría los ojos. La mujer se desmayó un poquito, pero nada más». Unos minutos más tarde llegó un equipo de emergencias del 061, que cortó el cordón umbilical y dispuso su traslado a un hospital. «Yo saqué sábanas, toallas... El médico le lio la cabeza a la pequeña la cabeza con una funda de almohada», añade.
Cuando vieron que madre e hija estaban bien, todos respiraron tranquilos. «El técnico estaba impresionado. Me dijo: 'Todavía no me lo puedo creer, me parece que estoy en un sueño'. Yo le contesté: 'Tranquilo, hombre, que lo has hecho muy bien'. Todos ayudamos un poco. También había allí unos agentes de la Policía Local, que trataron de tranquilizar a la madre durante el parto».
Pero el más contento de todos era, sin duda, el padre, cuenta la vecina. «Estaba muy agradecido por nuestra ayuda. Tiene otro hijo de dos años que me llama 'Chuchi'. Paco me preguntó cuál era mi nombre y me dijo que el niño iba a tener dos 'Chuchis'. Quiere ponerle Susana al bebé».

 

DYA y Cruz Roja amenazadas de desaparecer en el Pais Vasco

En cualquier caso, es pronto para adelantar nada definitivo y habrá que esperar al mes que viene, cuando previsiblemente el Gobierno vasco se pronunciará y decidirá la adjudicación provisional del concurso. «De momento, no hay nada definitivo», matiza prudente el coordinador de DYA. En caso de que Ambuibérica se haga finalmente con el servicio, las ONG tendrán dos semanas para recurrir. De momento, se quedan con «el buen trabajo que hemos hecho en las últimas décadas, que siempre ha sido valorado y reconocido» por el conjunto de la sociedad vasca.
La empresa vallisoletana Ambuibérica S.L. aspira a hacerse con el servicio de ambulancias que desde hace tres décadas prestan en Euskadi Cruz Roja y DYA. Y tiene bastantes opciones de conseguirlo. Según fuentes de ambas ONG, la propuesta económica a la baja de la firma castellana le otorga una posición de privilegio en el concurso. Eso sí, habrá que esperar a septiembre para que el Gobierno vasco dé a conocer el resultado con la adjudicación provisional del servicio, momento a partir del cual las partes perjudicadas podrán presentar recursos.
Se trata, según las mismas fuentes, de la primera vez que el Ejecutivo de Vitoria saca a concurso el servicio que históricamente vienen prestando DYA y Cruz Roja. Las ONG se ocupan de cubrir la mitad de la red de transporte sanitario urgente (RTSU) en la comunidad autónoma. Y esa mitad fue la que el pasado mes de junio se licitó por 12,2 millones de euros para un plazo de quince meses (desde el próximo octubre hasta el 31 de diciembre de 2013) prorrogables por otros quince.
El paquete se divide en 29 lotes, que suponen otras tantas ambulancias: una en Vitoria, cinco en Gipuzkoa y el resto en Bizkaia. DYA y Cruz Roja optaron a las ‘plazas’ que ahora ocupan, sin interferir una en el terreno de la otra, y media docena de empresas presentaron propuestas para algunos lotes. Pero solo Ambuibérica aspira a hacerse con la totalidad del servicio licitado.
Ofertas a la baja
La pasada semana se abrieron las ofertas y llegó la «inquietud» a las ONG, admiten Fernando Izagirre, coordinador general de DYA, y Aitor Allende, coordinador autonómico de Cruz Roja. El motivo es que la firma castellana hizo ofertas a la baja, «entre 800 y mil euros», en todos los lotes.
Las organizaciones que ahora se ocupan del servicio tuvieron mejores puntuaciones en cuestiones como «mejoras técnicas, organizativas, tiempos de respuesta, procedimiento de atención al paciente», dicen sus responsables. Sin embargo, la oferta económica supone el 40% de la puntuación, y a eso hay que añadir los puntos otorgados por disponer de una flota nueva, de manera que Ambuibérica acapararía más del 50%.
Este modo de medir méritos no gusta a las ONG, ya que la victoria, casi con total seguridad, se la lleva quien presenta una mejor oferta económica. «En otros concursos, como el de la teleasistencia, se necesitaba una puntuación mínima en los aspectos técnicos y, de no llegar a ella, ni se valoraba la oferta económica», dice el coordinador de Cruz Roja. A su juicio, eso garantiza la calidad del servicio al margen de lo que finalmente se pague por él. Sin embargo, en el concurso de las ambulancias el dinero acaba siendo un elemento «excluyente», porque por muy buena que sea la puntuación técnica es difícil compensar una oferta barata.
En este sentido, tanto Izagirre como Allende mostraron su sorpresa por el bajo precio ofrecido por Ambuibérica, inferior, a su juicio, al coste real del servicio que ahora se presta, pese a que es parcialmente cubierto por personal voluntario. Hay que tener en cuenta que la empresa castellana está expandiéndose de manera notable y ya presta este tipo de servicios en Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha, Navarra, y la Comunidad Valenciana. Este mismo año se hizo con las ambulancias de Cantabria tras un proceso que levantó cierta polémica, entre otras cuestiones, por el futuro de los trabajadores.
Presencia social
A las organizaciones no gubernamentales no solo les preocupa perder el servicio, sino las implicaciones que esto tendrá en cuanto a la merma de «volumen social» que les supondría. Es decir, «a largo plazo la presencia de voluntariado, la movilización social, se puede perder», alerta el coordinador de Cruz Roja. Un aspecto negativo, ya que la existencia de «voluntarios capacitados» para hacer frente a cualquier situación de emergencia supone, en su opinión, un activo para la sociedad.
En cualquier caso, es pronto para adelantar nada definitivo y habrá que esperar al mes que viene, cuando previsiblemente el Gobierno vasco se pronunciará y decidirá la adjudicación provisional del concurso. «De momento, no hay nada definitivo», matiza prudente el coordinador de DYA. En caso de que Ambuibérica se haga finalmente con el servicio, las ONG tendrán dos semanas para recurrir. De momento, se quedan con «el buen trabajo que hemos hecho en las últimas décadas, que siempre ha sido valorado y reconocido» por el conjunto de la sociedad vasca.

 http://www.minutodigital.com/2012/08/04/dya-y-cruz-roja-amenazadas-de-desaparecer-en-el-pais-vasco/

Stefano Pellegri