viernes, 6 de agosto de 2010

El Gobierno está negociando con las comunidades autónomas para cambiar el color de las luces de las ambulancias

MADRID/TOLEDO, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -



El Gobierno está negociando con las comunidades autónomas y las administraciones locales para cambiar el color de las luces de emergencia de las ambulancias y bomberos para que sean azul o una combinación de azul y rojo, igual que ocurre en otros países europeos.


"Se está negociando con los sectores implicados, intentando consensuar el uso de los rotativos de los vehículos de emergencia", señala el Gobierno en una respuesta escrita a la diputada del Grupo Popular del Congreso de los Diputados Susana Camarero.


El texto, al que ha tenido acceso Europa Press, apunta que las luces se cambiarán "tan pronto como sea posible en virtud del consenso necesario" y explica que el cambiar las luces de los servicios de emergencias "puede comportar costes económicos a las comunidades autónomas y a las administraciones locales", por lo que aboga por llegar a un acuerdo antes de hacerlo.


Modificar el Reglamento General de Vehículos para cambiar el color de las luces de los servicios de emergencias es una vieja reivindicación de la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos, la Asociación Nacional de Emergencias Comunes o la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), entre otros.
La razón para cambiar las luces de los vehículos de emergencia o prioritarios es distinguirlos de otros como transportes especiales, vehículos lentos, camiones de basura y maquinaria agrícola, que utilizan las luces amarilla para indicar poca velocidad y precaución, mientras que ese misma señal en una ambulancia o un coche de bombero significa preferencia de paso.


El Congreso de los Diputados aprobó en 2006 una proposición no de ley instando al Gobierno a cambiar el Reglamento General de Vehículo para que las luces de los vehículos de emergencia fueran azules o azules y rojas y evitar así que los conductores puedan confundir uno de estos vehículos con transportes especiales o vehículos lentos.

Durante la tramitación de esa proposición se argumentó que la confusión entre ambos tipos de vehículos haocasionado más de un accidente de tráfico, dado que el conductor puede no saber a qué tipo de vehículo pertenecen las luces de emergencia y, por tanto, no identifica el riesgo asociado con dicho vehículo.


Posteriormente, en mayo de este año, la Comisión no permanente de Seguridad Vial y Prevención de Accidentes de Tráfico del Congreso de los Diputados aprobó otra proposición no de ley urgiendo al Gobierno a cumplir con lo aprobado en 2006 y modificar el Reglamento General de Vehículos, a la mayor brevedad posible.



OPINIÓN T.S CANARIAS

Solo una opinión y es que tanto un TÉCNICO CONDUCTOR como un TÉCNICO CAMILLERO no están autorizado para suministrarle ningún fármaco a un paciente por no estar autirizado no lo estan ni los nuevos TES  que salen con su titulo de FP para eso están los que tienen que estar para esto. Si te dicen desde sala que no puedes suministrarlo pues no se sumistra no podemos hacernos responsables de cuestiones que después las posibles complicaciones no podemos asumir .




Por supuesto el FAMILIAR lo demás que si tu se lo pinchaste sin que el medico de sala te lo autorice es una ilegalidad. De todas formas hay que ser CUCO en algunas cuestiones. Esa discusión ni se dice con la sala lo mejor hubieras dicho al a gestor que el familiar le puso el GLUCAGON antes de decirle pedir permiso y ahí nos quedazo lo demás lo dejamos a su imaginación.



Por ultimo nos dedicamos al transporte sanitario eso no hay que dudarlo y entre muchas de las asignaciones de un transporte sanitario aparte de cargar al paciente a un centro sanitario útil también esta la asistencia sanitaria dentro de la legalidad nada de hacer de medico que así nos va. .

hoy hemos recibido este comentario ANONIMO

Anónimo dijo...


Hola, soy un técnico de una ambulancia de soporte vital básico, del sur de Tenerife. Quiero compartir una anécdota sucedida durante mi turno de trabajo hace unos días y que me ha hecho cuestionar ¿qué somos realmente los técnicos de transporte sanitario?

Nos alertan para un servicio en un domicilio: afectada mujer de 30 años, diabética tipo1 (insulinodependiente), con posible hipoglucemia. A nuestra llegada encontramos a la joven inconsciente, con respiración espontánea, tolerando la cánula de Guedel, hipotensa y la primera determinación en glucómetro daba LOW. Llamo al SUC para informar de la situación de la afectada y hablo con el gestor de recursos que a su vez se pone en contacto con el médico, el cual nos indica el traslado al punto de atención continuada más cercano. Les comento que dicho punto estaba a unos 20 minutos del lugar ya que nos encontrábamos en una zona rural y distanciada. Dada la situación y teniendo en cuenta que la paciente es diabética, le pregunto a su marido si tiene algún medicamento para revertir la hipoglucemia, como el Glucagón, que es un medicamento que habitualmente tienen los diabéticos tipo 1 en su domicilio. El familiar nos dice que si, que tiene 2 en la nevera y se lo comento al gestor para que se lo diga al médico coordinador si se lo puedo administrar a la paciente. Cual es mi sorpresa cuando el gestor me indica que la orden verbal del médico coordinador es que le de el Glucagón al familiar y que se lo inyecte el. El marido se encontraba muy nervioso y agitado ante la situación en la que estaba su mujer y no era capaz de administrar ninguna medicación, casi no podía ni siquiera abrir el paquete. Ante esto, una joven de 30 años inconsciente, posiblemente a un paso del coma hipoglucémico, un punto de atención continuada situado a más de 20 minutos y un marido histérico, tengo que decir que el Glucagón lo administre yo.

Realmente que tenemos que hacer: ¿Volver al estilo de hace años de ser simples “cargadores” de pacientes? Los familiares no pueden llegar a pensar ¿para que me mandan esta ambulancia si no puede hacer nada? Medicamentos que están en domicilios para que los pongan familiares que normalmente no tienen conocimientos sobre los mismos y que deben ser administrados por ellos y no por nosotros, que tenemos un poco mas de conocimientos ya que es nuestro trabajo diario. ¿No son tratamiento protocolizados que lo que pretenden es agilizar la respuesta para beneficio del paciente?

Todas estas son mis dudas, por eso mi pregunta del principio, ¿qué somos realmente los técnicos de transporte sanitario?



4 de agosto de 2010 12:26

Stefano Pellegri