jueves, 3 de febrero de 2011

El Gobierno escamoteó 200.000 euros a la Seguridad Social en un año

El Gobierno de Canarias y las empresas Iscan, Tasisa y Aeromédica escamotearon 200.338,8 euros el pasado año a la Seguridad Social al no pagar por este concepto por los 46 enfermeros de transporte sanitario a los que tienen contratados como autónomos cuando, de acuerdo con el Estatuto del Trabajador Autónomo, deberían ser personal laboral. Hay enfermeros que llevan en esta situación más de diez años.




Los 46 enfermeros, de ambas provincias, tienen firmado un contrato mercantil por obra y servicios con Gestión del Servicio para la Salud y Seguridad en Canarias, GSC, entidad dependiente de la Consejería de Presidencia, Justicia y Seguridad, y del que el Servicio de Urgencias Canario (SUC) es una subdivisión, a su vez dependiente de la Consejería de Sanidad.
http://www.canariasahora.com/noticia/168405/


De acuerdo con ese contrato, el Gobierno no pagó en 2010 los 362, 93 euros mensuales por Seguridad Social que le hubiera correspondido abonar por cada enfermero, lo que supuso un montante de 200.338,8 euros en el año.



El Convenio Colectivo para el transporte de enfermos y accidentados en ambulancia, publicado en el Boletín Oficial de Canarias el pasado 27 de enero, con periodo de vigencia de 2010 a 2013, establece que el sueldo de un enfermero de ambulancia con contrato por cuenta ajena es de 1.537,85 euros mensuales, dietas aparte. A la Seguridad Social le corresponde por cada uno de estos trabajadores un 23,6%.



Esta cifra se incrementará en un 2% anual durante los próximos dos años. Si GSC mantiene su política de falsos autónomos, entre 2011 y 2013 habrá dejado de pagar a las arcas públicas un total de 2.416.166,6 euros.



El Sindicato de Enfermería SATSE corrobora estas cifras. El secretario provincial en Tenerife, Leopoldo Cejas, reconoció a CANARIAS AHORA que el asunto ya ha sido denunciado a Inspección de Trabajo y es investigado por Hacienda. Se trataría de un fraude a la Seguridad Social, cometido por el propio Ejecutivo y también por las tres empresas concesionarias del servicio de ambulancias y transporte urgente: Tasisa, Iscan y Aeromédica en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, además de García Tacoronte en la isla de La Palma.



El entramado del GSC es un puzzle con enfermeros contratados directamente (10 en Tenerife y 10 en Gran Canaria) que sí gozan de las ventajas del contrato por cuenta ajena, frente a los 46 autónomos que, aunque llevan el mismo uniforme y tienen las mismas obligaciones (lo que les convierte en falsos autónomos), deben pagar de sus bolsillos la Seguridad Social que no afronta por ellos el Gobierno.



A este puzzle se suman las empresas privadas antes mencionadas y el personal que aportan por cada ambulancia, entre cinco y ocho enfermeros a los que se suman médico (en urgencias) y conductor.



Stefano Pellegri