domingo, 4 de marzo de 2012

El SUC, de servicio las 24 horas

dar una reMás de cien recursos sanitarios móviles distribuidos por todas las Islas se encargan de spuesta inmediata a las emergencias que se producen en el Archipiélago



LA OPINIÓN


SANTA CRUZ DE TENERIFE Más de mil profesionales trabajan las 24 horas de los 365 días del año en el Servicio de Urgencias Canario (SUC) para dar respuesta a una situación de emergencia o urgencia sanitaria, en cualquier punto del Archipiélago o en sus aguas circundantes.

Un equipo altamente cualificado, formado por médicos, enfermeros, pilotos y copilotos, gestores de recursos, conductores, técnicos, mecánicos y personal de gestión que ofrece, allí donde se les necesita, una respuesta rápida y eficaz a cada demanda, tanto desde el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 como a través de los recursos móviles distribuidos por todas las Islas.

Diecisiete años después de su puesta en marcha, el 1 de diciembre de 1994, bajo el nombre de Urgencias Sanitarias 061, el SUC se encuentra a la vanguardia en la atención de las urgencias y emergencias prehospitalarias. Para ello, a lo largo de estos años ha seguido avanzando en gestión e invirtiendo en formación, con la meta puesta en consolidarse como uno de los mejores sistemas de atención sanitaria urgente de España y Europa.

Atrás quedaron las imágenes de los coches agitando un pañuelo por la ventanilla cuando se trasladaba un paciente en una situación grave hasta el hospital más cercano. Ahora los canarios disponen de un servicio que se activa con una simple llamada al 1-1-2, desde donde le atiende un equipo de profesionales para darle la mejor respuesta a cada situación.

Coordinación

El SUC se encuentra situado en la actualidad en el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2, que cuenta con dos Salas Operativas, ubicadas en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, a través de las cuales se coordina la actuación de los recursos móviles y de todos los profesionales que están distribuidos en las Islas. Dirigiendo todo este dispositivo se encuentran médicos y enfermeros que permanentemente prestan asistencia telefónica y/o coordinan la atención sanitaria en el mismo lugar del incidente y durante el traslado al hospital más próximo.

El Servicio de Urgencias Canario se activa en el mismo instante en que se produce una llamada de alerta al 1-1-2 solicitando asistencia sanitaria. Una vez recibida la llamada en una de las Salas Operativas del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad, un operador de demanda recaba, en el menor tiempo posible, los datos imprescindibles para dar una respuesta eficaz. A continuación, un equipo médico presente permanentemente en el Centro Coordinador, determina los recursos necesarios y proporcionados en cada caso y ofrece, si es necesario, teleasistencia en el mismo lugar del incidente o durante el traslado de los pacientes al centro hospi talario elegido. Mientras, un gestor de recursos sanitarios realiza un seguimiento continuo de la intervención de los recursos asignados, lo que permite al SUC conocer en todo momento la disponibilidad de los recursos para su mejor optimización.

Actualmente, el Servicio de Urgencias Canario (SUC) está dirigido por Gestión de Servicios para la Salud y Seguridad en Canarias (GSC), empresa pública dependiente de la Consejería de Sanidad y la Consejería de Economía y Seguridad del Gobierno de Canarias.

Equipamiento

Para realizar toda esta actividad, el SUC dispone en estos momentos de más de un centenar de recursos móviles distribuidos en las diferentes islas que cuentan con el equipamiento necesario para la asistencia y transporte sanitario urgente prehospitalario, en caso de enfermedad o accidente.

Su nueva imagen, con un característico color amarillo, sigue las últimas recomendaciones de la Unión Europea en materia de vehículos de emergencia y de alta visibilidad para lograr aún una respuesta más rápida y eficaz.

En concreto, Canarias dispone de 89 ambulancias de soporte vital básico, 11 medicalizadas, 11 sanitarizadas, un avión medicalizado, dos helicópteros medicalizados, dos vehículos de intervención rápida y dos vehículos de atención médica.

Las ambulancias medicalizadas (ASVA), conocidas también como ambulancias de soporte vital avanzado, son vehículos de asistencia y transporte sanitario urgente que prestan atención a pacientes en estado crítico a través de una asistencia médica cualificada y disponen del equipamiento material y equipo humano necesario para ello. La dotación humana de estas ambulancias está compuesta por un médico, un enfermero, un conductor y un técnico de transporte sanitario.

Las ambulancias sanitarizadas presentan la peculiaridad de incorporar entre su personal a un enfermero (DUE) con experiencia en atención de urgencias, emergencias y transporte sanitario urgente, además de disponer de un equipamiento sanitario que permite su conversión en recurso medicalizado, en caso de que sea necesario.

El contacto permanente con los médicos del SUC, que se encuentran en Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 1-1-2, posibilita la tutorización para la asistencia, por parte del enfermero, a pacientes potencialmente graves. Asimismo, el desarrollo de los sistemas de telemedicina consigue situar en dichos recursos unos sistemas de transmisión de datos biomédicos, como es el electrocardiograma, que es recibido en tiempo real en la sala operativa. Allí, un médico del SUC realiza la oportuna interpretación y decide las pautas terapéuticas que el DUE puede comenzar a administrar mientras dure el traslado del paciente a un centro sanitario o se transfiera a un recurso de soporte vital avanzado.

Otro tipo de recursos de los que dispone el SUC con las ambulancias de soporte vital básico (ASVB) que son vehículos de asistencia y transporte sanitario urgente terrestre con capacidad para prestar atención a pacientes cuyo estado no sea considerado crítico. Disponen del equipamiento material para una primera asistencia y estabilización del paciente hasta la llegada de un recurso medicalizado o su traslado a un centro sanitario. La dotación humana de estas ambulancias está compuesta por un conductor y un técnico de transporte sanitario.

Los vehículos de intervención Rápida (VIR) llegan con suma rapidez al lugar del incidente y coordinan la intervención de los recursos asistenciales del Servicio de Urgencias Canario. Su dotación es la de un médico, un enfermero y un gestor de recursos sanitarios con experiencia y formación en técnico de transporte sanitario. Su equipamiento permite prestar una primera asistencia sanitaria aportando un soporte vital avanzado hasta la llegada de la ambulancia. Además dan apoyo en todo tipo de accidentes, incidentes no rutinarios (INR) y participan en simulacros y preventivos.

Los vehículos de coordinación sanitaria desempeñan un papel fundamental dentro del SUC ya que se destinan a realizar la asistencia in situ en actos que requieran cobertura de riesgos sanitarios previsibles, accidentes de múltiples víctimas y servicios de urgencia extraordinarios en los que se valora la necesidad de desplazamiento al lugar del incidente de un médico coordinador.

En cuanto a su equipamiento material hay que destacar que están dotados de desfibrilador semiautomático, maletín de soporte ventilatorio y circulatorio, así como medicación para prestar una primera asistencia sanitaria. También cuentan con material de inmovilización (collarines cervicales, férulas neumáticas e inmovilizador de columna), material para la señalización de incidentes y de clasificación de víctimas, además de un equipo de comunicaciones que les permite realizar labores de coordinación del incidente y/o del servicio preventivo de un evento.

Completan el panel de recursos terrestres del Servicio de Urgencias Canario los vehículos de atención domiciliaria que están equipados para prestar asistencia sanitaria a domicilio al contar con un médico y un conductor. Están coordinados por el SUC, aunque dependen orgánicamente de Atención Primaria (Servicio Canario de Salud).

Catástrofes

Las situaciones de emergencia y urgencias sanitarias individuales suele ser las más habituales dentro de la actividad que desarrolla el Servicio de Urgencias Canario, pero el equipo de profesionales que lo conforman también están preparados para actuar ante una catástrofe.

Una continua formación de ese equipo humano y la disponibilidad de todo un catálogo de recursos permiten que Canarias esté preparada para dar una respuesta adecuada a una situación de este tipo.

En concreto, el SUC dispone de dos unidades móviles para catástrofes (UMCAT), dos vehículos de apoyo logístico, dos Vehículos de Intervención Rápida, dos remolques para la asistencia en catástrofes sanitarias y de múltiples víctimas y dos equipos de respuesta sanitaria inmediata (ERSI).

Las Umcat son vehículos de características especiales que contienen un hospital plegable de nueve metros cuadrados cada uno provisto con materiales sanitarios fungibles, telecomunicaciones propias, grupos electrógenos, iluminaría, distribuidores de oxígeno, camillas y sillas, entre otros muchos elementos, que se destinarán a la asistencia de aproximadamente 25 afectados. El personal mínimo preciso para cada unidad es de tres técnicos sanitarios con formación y entrenamiento específico. Estas unidades móviles cuentan además con 28 arcones de aluminio, como material organizativo y de transporte; material de señalización y balizamiento, como bengalas, luces químicas y una manga de viento; material de autoprotección, como cascos y trajes especiales, máscaras y filtros de gases para distintos productos químicos, además de un GPS portátil.

El objetivo de los vehículos de apoyo logístico es actuar como primera salida ante una situación de emergencia que precise asistir aproximadamente a un número entre ocho y 10 personas, así como servir de transporte de personal, con capacidad disponible para seis plazas. Este recurso posee una carpa plegable de nueve metros cuadrados, distribuidor de oxígeno, materiales fungibles, electromedicina, camillas, sillas plegables, iluminaría y un grupo electrógeno portátil, entre otros muchos elementos. El personal mínimo preciso para su actuación es de dos técnicos sanitarios con formación y entrenamiento en el uso de este tipo de recurso y de sus materiales. Asimismo, estos vehículos cuentan con extintor y material de señalización y balizamiento.

Los equipos de Respuesta Sanitaria Inmediata son unos remolques para la asistencia en catástrofes sanitarias y múltiples víctimas que incluyen el carrozado y suministro, así como la instalación de diverso material de emergencia en cada medio de transporte. El remolque dispone de amplias puertas laterales abatibles y portón trasero amplio donde se alma cenan seis carpas plegables que pueden albergar a seis afectados cada una. Cuentan además con sistema de autoabastecimiento eléctrico, sistema de iluminación con proyectores halógenos con trípode telescópico; material sanitario que incluye 12 camillas; material organizativo y de transporte con contenedores de residuos peligrosos desechables y material de señalización, balizamiento y autoprotección.




Recortes y gripe colocan a los servicios de Urgencias a punto de estallar

Sanidad insiste en que el colapso actual de las urgencias hospitalarias es el mismo que año tras año causa la gripe, pero los trabajadores aseguran que no se trata de algo puntual, sino debido a la masificación de la lista de espera, la falta de personal y las restricciones en las derivaciones de pacientes a la sanidad privada.
 
 
G. MAESTRE, S/C de Tenerife



Esta semana no la olvidarán durante mucho tiempo los trabajadores de las urgencias de los dos hospitales tinerfeños, puesto que "nunca", según sus propias palabras, habían asistido a un "desbordamiento" similar al registrado desde el fin de semana pasado, "o será que como siempre trabajamos por encima del 100% ya estamos llegando al 200 y esto va a estallar ", declaraba el martes una enfermera de La Candelaria que había tenido que responsabilizarse de 25 pacientes durante su jornada laboral.



Y es que aunque en los últimos siete días la situación de saturación se ha agudizado, los trabajadores aseguran que la sobrecarga del servicio se ha convertido en perpetua y no hay día en el que no se encuentren desbordados de trabajo.



"Siempre hay pacientes en los pasillos y está todo de bote en bote, por lo que la situación no se puede achacar solo a la gripe y decir que se trata de algo puntual", explica la portavoz del sindicato de enfermería Satse en el Hospital Universitario de La Candelaria (HUNSC), Ramona Mendoza, para la que "una de las claves radica en que se están restringiendo las derivaciones a la sanidad privada, lo que hace que las urgencias se vayan llenando hasta que parece más un hospital de campaña que otra cosa".



Si bien tanto en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) como en el HUNSC se han registrado esperas de hasta cinco horas y el caos ha sido generalizado, la situación de este último se agravó a comienzos de esta semana ante la carencia de camillas, sillas de ruedas y sillones suficientes para atender la "avalancha" de pacientes que acudieron para ser diagnosticados de urgencia.



Así, el martes se formó en la puerta del servicio una cola de ambulancias que permanecían a la espera de que el hospital les devolviera la camilla en la que habían trasladado a los pacientes. Fueron esperas de hasta seis horas, puesto que en La Candelaria no había camillas y no podían cambiar a los pacientes.



"Esas ambulancias quedaron inutilizadas, sin prestar los servicios que tuvieran previstos para todo el día porque en el hospital no había camillas libres. ¿Cómo se puede permitir algo así?", se preguntaba la portavoz de Intersindical Canaria (IC), Patricia Hernández, calificando la situación de "extremadamente grave" ante las "condiciones inhumanas" en las que asegura que se prestan algunos servicios



Igualmente desde UGT denuncian "la penosa situación que hay en las urgencias hospitalarias, tanto para los pacientes como para los trabajadores", asegurando que "Sanidad miente cuando vincula la gripe a la situación de sobrecarga. Lo que sucede es que falla todo. Falla la prevención, la atención primaria, las listas de espera. ¡Todo!", critica su portavoz, Francisco Bautista.



"Faltan centenares de trabajadores a los que no se les ha renovado su contrato y eso, donde se nota primero, es en las urgencias", insiste Bautista, para quien "los responsables de esta situación deben dar la cara y buscar soluciones a esta barbaridad que no sucede ahora, sino desde hace varios meses y día tras día".



Así, tanto UGT como IC denuncian la existencia de más de 100 pacientes en los pasillos, "algunas veces ubicados en tercermundistas segundas filas", según la portavoz de IC, Patricia Hernández.



Pero es que "una media de 50 personas permanecieron más de 24 horas en dicha situación a la espera de que una cama quedara libre y pudieran ser ingresadas", aseguró el dirigente de UGT, Francisco Bautista.



En lo que todos los representantes sindicales coinciden es en que el más que probable aumento de la lista de espera (Sanidad aún no ha facilitado los datos correspondientes al periodo comprendido entre junio y diciembre del año pasado) también está siendo clave en este aumento de la demanda, puesto que los pacientes, ante una cita que se le da para varios meses después, acuden a urgencias con la esperanza de que le hagan la prueba o le diagnostiquen sobre la marcha.



Sin embargo, La Candelaria informaba este miércoles de que "en la actualidad el servicio de urgencias de este hospital presenta la presión asistencial propia de la época estacional en la que nos encontramos; situación que se repite anualmente, puesto que es habitual durante los meses correspondientes al periodo invernal se registre un mayor número de casos con patologías respiratorios".



En el HUC la respuesta es prácticamente calcada cuando se solicita información sobre la situación de las urgencias durante esta semana: "El número de pacientes atendidos desde el pasado fin de semana en Urgencias ha sido de 1.125 pacientes y en el mismo periodo del año anterior (los mismos días sustituyendo el día 29 de febrero de este año por el 1 de marzo del año anterior) se atendió a 1.181. La media de estos últimos cinco días es de 225 cuando la del resto del año es de 220. En definitiva, es habitual que en estos meses de invierno se incremente el flujo de pacientes que además acuden con patología respiratoria, pacientes pluripatológicos y mayores que requieren ingreso (fundamentalmente cambia la tipología de paciente)" y aclaran "en el servicio de Urgencias de este hospital no ha habido ningún recorte de personal".



Ambas informaciones contrastan con el hecho de que el pico de la epidemia de gripe, es decir, el momento en el que más enfermos se registraron tuvo lugar la semana seis, esto es, entre el 6 y el 12 de febrero, según confirmó la Dirección de Salud Pública de la propia Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, mientras que el caos total en las urgencias comenzó el día 25 de febrero.



En este sentido se pronuncia la portavoz de IC y miembro del comité de empresa del HUC, Catalina Darias, que asegura que el argumento de la consejería culpabilizando a la gripe de la situación de las urgencias "se cae por su propio peso".



"En los servicio de urgencias existe un triaje donde se decide quién pasa porque su situación lo requiere y quién puede ir a otro recurso o esperar a ir a su médico al día siguiente. No hay ni una sola persona que esté ocupando una camilla en urgencias por una gripe, porque las personas que están en esa situación es porque requieren una asistencia sanitaria compleja. Que la gripe provoque un aumento de la afluencia, puede ser, pero luego en urgencias se quedan solo los que verdaderamente lo necesitan", sentencia.



Stefano Pellegri